• Gustavo Luna

¿Feo o bonito?

Actualizado: ene 15

A veces los alumnos y yo no nos entendemos. Yo insisto en que su #dibujo va muy bien. Ellos en cambio insisten en que está muy feo.

La apreciación estética de cada ser humano es diferente. Sin embargo, cuando incursionas en el mundo de la creación. El crítico más despiadado de tu trabajo eres tú mismo.


Lograr, como profesor guía, que los alumnos comprendan que no hay crítico más acérrimo de su trabajo que ellos mismos, es un gran desafío.


Recientemente un antigüo alumno no quiso continuar el trabajo que le había puesto porque “es que no me gusta profe”. No pude convencerlo que siguiera adelante y continuara con su trabajo. Así que le tuve que pedir que abandonara el salón de clase, pues era la segunda vez que hacía lo mismo. Sorprendentemente este alumno es un extraordinario dibujante. ¿Que pasa entonces?


Estuve pensándolo todo el día y la noche siguiente. ¿Cómo puedes convencer a alguien de que está realizando un muy buen trabajo si él cree que está feo? Es casi una misión imposible. Tuve que aceptar que quizá mi antigüo alumno ya no me necesitaba. Tuve que considerar, aunque me doliera, que sus aspiraciones estéticas son más elevadas que las mías. Esto me llenó de mucho orgullo y humildad al mismo tiempo. Pues cuando llegó a mi clase, en Agosto del año pasado, dibujaba solamente a lápiz. Odiaba el color. Así que poco a poco logramos que comenzara sus primeros dibujos en color. Desde luego eran los mejores dibujos del grupo.


Hoy, creo saber que lo que necesita mi alumno es dejarme. Yo soy un simple “artista callejero”. Todo lo veo bonito. Mis apreciaciones estéticas, si es que tengo alguna, son muy inferiores a las de cualquiera de mis alumnos. Aunque me duela, debo decirle adiós a mi alumno. Dejar que vuele libremente y busque nuevos horizontes. Sin duda alguna lo extrañaré enormemente. Juntos iniciamos este viaje hace casi ya un año. Juntos compartimos en la clase unos tacos. Juntos meditamos en el kiosco. Juntos escuchamos el sonido del silencio. Juntos aprendimos lenguaje de señas. Hicimos juntos un taller de reciclado. Fuimos juntos al Seven por un café y unas galletas. Compartimos juntos un trozo de vida. Convivimos. Reímos. Imaginamos tener un taller de fotografía digital. Recolectamos bellotas en el parque para germinar en invierno. Sembramos azucenas. Hicimos juntos un taller de agricultura urbana. Sembramos tomatitos cherry. Él se hizo amigo de mis hijos. Mis hijos lo adoran. ¿Qué importan las apreciaciones estéticas? ¿Qué importa la diferencia entre feo y bonito si convivimos? Si nos regalamos mutuamente un trozo de lo más sagrado que tenemos. Nuestra propia vida.


Te queremos mucho Carlos.

Alex, Gabriel y yo.

Ésta será siempre tu casa. Tu hogar. Tu “Casa Hogar Wikibuda”.







81 1500 7309

©2018 by Casa de Cultura Wikibuda.